NUEVAS MIRADAS: Lo emocional se mueve en la relación

Hasta hace un año he sido docente, siempre me he movido en la etapa de educación infantil, la experiencia en el aula me ha llevado a interesarme por diferentes temas, puedo decir que he ido creciendo personal y profesionalmente a la vez que mis alumnos y alumnas ya que ellos y ellas me demandaban otras necesidades.

arteterapia-gestarte-nuevas-miradas-web
Ojos cerrados – Nuevas Miradas

El estar con las orejas y el corazón abierto  me llevó a interesarme por observar cómo aprendían los niños, era algo fascinante el ver la plasticidad de su cerebro, son verdaderas esponjas, esto me condujo a optar por una educación donde ellos son los protagonistas, me acerqué al Constructivismo, a los Proyectos de Comprensión, al Juego Heurístico… Observando su interés por conocer y comprender lo que pasaba a su alrededor me acerqué a la ciencia y me convertí como ellos en investigadora, juntos exploramos el magnetismo, el ciclo del agua….en definitiva el mundo, de ahí pasé a mi interés por ofrecerles experiencias artísticas, facilitándoles espacios que les proporcionaran experiencias sensoriales interactivas.

Ahora soy consciente que todo este camino no hubiera podido ser labrado si no es porque,  mutuamente y  de forma invisible, estábamos alimentando un vínculo emocional, y aquí viene el quid de la cuestión, la “educación emocional”. Este sentir me llevo a plantearme la primera pregunta: ¿la emoción se educa? Ahí queda para que cada uno de nosotros y nosotras podamos darle un espacio de reflexión.

Pero sigamos, somos muchos los docentes interesados en este tema, a diario nos enfrentamos a situaciones de conflicto, inseguridades,  abusos de poder, miedos… tanto con nuestro alumnado como con las familias e incluso con nuestros propios compañeros.

Todos y todas vemos la necesidad y la importancia de aprender a manejar las emociones en el aula, pero siento que no termina de “cuajar”, asistimos a congresos, conferencias, realizamos cursos de formación, escuelas de padres y madres, trabajamos desde las AMPAS…

Con toda nuestra buena intención, esfuerzo y entusiasmo tendemos a aplicar las actividades aprendidas, las técnicas, incluso tenemos apps. Así hacemos diferentes actividades, dinámicas, generalmente pautadas, paso a paso, que facilita mucho nuestra labor en el aula, pero que también encorseta y fragmenta la experiencia.

No sé si de manera consciente o inconsciente pasamos a un segundo plano el ingrediente fundamental, la vivencia. Si nos paramos un momento a “tirar” de experiencia propia seguramente llegamos rápidamente a la conclusión de que cuando me enfado, me enfado con todo mi ser, cuando me siento alegre, me siento alegre con todo mi ser, cuando me siento triste, me siento triste con todo mi ser, cuando tengo miedo, siento miedo con todo mi ser….

Esto, que es tan evidente, no lo es tanto en nuestra vida diaria, porque también nos enseñan a “controlar” las emociones, quién no ha escuchado frases como “hijo, no llores”, ”¿te da miedo?, pero ¡si no es nada!”, «¿os habéis enfadado?, venga daros un besito y ya está”, y así “controlamos” la emoción de diferentes maneras: negándola, guardándola, enfriándola… de esta forma perdemos la oportunidad de darlas espacio, reconocerlas, permitir su expresión y gestionarlas.

Quizá esto pueda también explicar nuestra tendencia a abordar la educación emocional como un conocimiento, con un enfoque primordialmente cognitivo, y olvidándonos  de la relación, pero ¡ay amigos…! ¡lo emocional se mueve en la relación!, y creo que solo podemos abordar el trabajo de la inteligencia intrapersonal e interpersonal desde este lugar, y esto implica al alumnado, docentes y familias.

Por eso os propongo una nueva mirada, un nuevo camino donde ofrezcamos a nuestros alumnos, hijos, compañeros  y a nosotros mismos la oportunidad de tener espacios para expresar, crear, transformar y jugar con la realidad para que podamos explorar nuestros sentimientos, actitudes, pensamientos… con el fin de favorecer una mejor comprensión propia y de los demás para poder llegar así a relacionarnos de forma mas saludable con nosotros mismos, con otras personas y con nuestro entorno.

¿Os animáis al reto?

Rosa García Bernardino

Psicóloga. Arteterapeuta. Maestra de E.I.

Cofundadora GestArte

 

NUEVAS MIRADAS: Lo emocional se mueve en la relación
Etiquetado en:                            

2 pensamientos en “NUEVAS MIRADAS: Lo emocional se mueve en la relación

  • 27 enero, 2017 a las 21:29
    Enlace permanente

    A mi me educaron precisamente en aprender a controlar mis emociones, que no se note que te ha dolido, que no se note que te hace gracia, que no se note que estás triste, que no se note que te gusta y así y así dejas de saber que es lo que sientes en realidad. Ojalá te hubiese tenido de profesora

    • 31 enero, 2017 a las 21:02
      Enlace permanente

      Hola Paz,
      gracias por tu comentario. Sin duda son muchos los casos como el tuyo. La buena noticia es que como adultas podemos seguir acompañando a nuestras niñas internas para tratar de restaurar su esencia original, ya que tienen la suficiente confianza y amor como para seguir creciendo.
      Te mandamos un gran abrazo, y a tu niña!
      Equipo GestArte

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies